Todos sabemos el tremendo choque cultural que supone trasladarnos de España a Alemania, y uno de los puntos más controvertidos es su gastronomía. Si le preguntas al típico español que vive expatriado en Alemania por las cosas que más echa de menos de su querida patria, os dirá casi con total seguridad “el tiempo” y “la comida”; son dos clásicos. Dicho esto, ¿realmente es tan mala la gastronomía alemana? Bueno, no seré yo quien diga que es mala, ya que existen millones de alemanes que parecen estar contentos con ella, pero desde luego es muy diferente de la española.

Así que si estáis planeando trasladaros a estas tierras, os voy a poner unos cuantos ejemplos de gastronomía típica del lugar, para que vayáis echando estómago. Vamos allá.

Currywurst

Este es un clásico. Si vienes por aquí te aseguro que no tardarás ni una semana en probar una, es inevitable. En este caso la receta es simple, se trata ni más ni menos que de una simple salchicha, pero acompañada de una salsa de curry que otorga el nombre al plato. No puede servirse sin acompañarse de las perennes Pommes, es decir, las patatas fritas de toda la vida (congeladas por supuesto, aun no he encontrado en toda Alemania un restaurante o puesto ambulante donde no las pongan congeladas). En los puestos ambulantes se suelen servir en un recipiente de papel, bien cubiertas por la salsa parecida al ketchup (CurryKetchup) y con curry por encima, junto con sus patatas fritas. A veces también viene acompañada de un pequeño bollo de pan (Brötchen). Esta tradicional receta estará SIEMPRE en cualquier tipo de evento al aire libre al que podáis asistir en Alemania. Y cuando digo SIEMPRE me refiero a SIEMPRE (estamos en Alemania, querido amigo, país de hechos inmutables).

En cuanto a su origen, hay dos diferentes teorías. Una dice que tan increíble invento fue regurgitado por una señora llamada Herta Heuwer, a partir del año 1949, en su puesto ambulante situado en el barrio berlinés de Charlottenburg. Años mas tarde, sobre el 1959 dicha señora registró la receta con el nombre de Chillup. En cuanto a la otra teoría, mantiene que la inventora fue la señora Lena Brücker, a partir del año 1947, en un pequeño puesto situado en el mercado de Hamburgo. Fuera una o la otra, la receta ha perdurado hasta el día de hoy (y lo que le queda) y ambas cuenta con una placa conmemorativa en su lugar de origen.

currywurst_r

 

Flammkuchen

Seguro que la primera vez que lo visteis pensasteis que era una pizza y que ese sería el nombre que tenían las pizzas en Alemania, pero no, no es una pizza, es otra cosa (aunque se le parece mucho). En concreto se trata de una masa de pan muy fina sobre la que se colocan los ingredientes, que son muy variados, pero que tradicionalmente suele ser cebolla, bacon y nata. Dichos ingredientes se mezclan previamente antes de verterlos sobre la masa y proceder a su horneado a fuego fuerte durante unos 15 minutos.

Según parece, este plato surge sobre el año 1900, cuando se introducían finas piezas de pan en el horno para comprobar si estaba ya suficientemente caliente para poder hornear el pan. Como dichas pruebas se solían hacer varias veces antes de empezar, en un momento dado se decidió que era buena idea aprovechar ese pan y venderlo en vez de tirarlo (estos alemanes no pierden una ocasión de sacar dinero hasta de debajo de las piedras). Como obviamente vender un trozo de pan muy fino tipo torta así en crudo no creían que fuera a tener mucho éxito, decidieron ponerle por encima algo que tuvieran a mano y que no fuera caro, así que se le empezó a poner cebolla y nata.

Su nombre significa literalmente “cocinado en las llamas”.

flammkuchen

 

Frikadelle

Al igual que consideramos que el Flammkuchen es la pizza alemanizada, el Frikadelle podríamos decir que son las hamburguesas alemanizadas igualmente, es decir, que básicamente se trata de carne picada de cerdo o de ternera preparada junto con otros ingredientes para proporcionar su consistencia. Suelen ser un poco más pequeñas que las hamburguesas tradicionales, pero más gruesas y de un sabor bastante similar y se suelen servir acompañadas de patatas cocidas, guisantes y zanahoria.

Según los medios alemanes, casi el 75% de la población alemana que las prepara no sigue una receta concreta (aunque conociendo a los alemanes, dudo de la veracidad de dicha información) pero en cualquier caso, la más antigua receta que se le conoce data del siglo XVII, en concreto del recetario de Maria Sophia Schellhammer. Se comenta que este plato deriva de un plato similar en Holanda, que se supone que es también el precursor de las hamburguesas norteamericanas. Parece ser que a comienzos del siglo XIX, en la Feria del Condado de Outagamie en Wisconsin (EEUU) un pobre vendedor desesperado porque no conseguía colocar sus Frikadellen se le ocurrió la maravillosa idea de meterlas entre dos rebanadas de pan y… ¡Eureka! De ahí a nuestros días.

Así que amigos, los que pensaban que las hamburguesas venían de Hamburgo, ya pueden quitarse esa idea de la cabeza.

frikadelle_r

 

Kohlroulade

Básicamente se trata de un rollo de repollo relleno de carne. Este relleno puede ser de buey, cerdo o cordero, pero siempre condimentado con ajo, cebolla y diversas especias. A menudo también se incluye en el relleno arroz, huevo, setas o verduras.

Parece que tiene su origen en el imperio bizantino, por lo que no es una receta nueva precisamente. Actualmente está totalmente instaurado en la gastronomía tradicional alemana, por lo que si vivís aquí os tocará probarlo tarde o temprano.

kohlroulade_r

 

Schweinshaxe

Este es uno de mis platos alemanes favoritos. Se trata del famoso codillo de cerdo asado, un plato muy sabroso y nada sano (cuanto más bueno está, menos sano es, eso lo sabemos todos). Tradicionalmente se cuece o asa hasta que que la piel quede crujiente y se acompaña de patatas fritas o asadas, chucrut, verduras o todo a la vez.

La forma de prepararlo puede variar un poco dependiendo de la zona concreta de Alemania donde os encontréis e incluso el nombre que recibe, ya que lo podéis encontrar como Eisbein, Hechse, Haxe, Stelze y alguna que otra más.

El acompañamiento ideal de este plato para todos los alemanes ya sabéis cual es: la cerveza. Así que hacer lo propio, acudir a algún restaurante típico de la localidad donde os encontréis y disfrutar del codillo con una buena cantidad de cerveza para poder tragarlo. Cuidado que llena.

kohlroulade_r

 

¡Que os aproveche!


¿Quieres recibir un E-Mail cuando se publiquen entradas en Vente P'Alemania Pepe?

¡Date de alta en nuestro boletín y recibirás un correo con cada nuevo artículo!


8 respuestas a “La gastronomía alemana”

  1. Roseta dice:

    Buenas,

    El codillo también es uno de mis favoritos, qué rico está, eh? Y los flammkuchen también, deliciosos… además, son bastante fáciles de hacer en casa, yo les he cogido el punto y me salen riquísimos!

    Otra de mis comidas favoritas aquí son los Spätzle, concretamente los Käsespätzle… con su cebollita y su queso überbacken por encima… qué cosa más buena, por favor! ¿Los has probado Rafael? Yo creo que son más bien típicos del sur, no? Te los recomiendo, te van a encantar.

    Un salduoooooooo

    • Rafael Sánchez Costa dice:

      Conozco los Spätzle, los he probado varias veces, pero desde luego no con queso (lo odio con todo mi ser). Aquí donde yo trabajo los ponen, pero tampoco muy frecuentemente.

      ¡Un saludo!

  2. MARIA DIAZ dice:

    kOHLROULADE y SPETZEL fueron mis favoritos. Tb. probé en MUNICH otros platos con cerdo exquisitos.

  3. Mario dice:

    Cambia Frikadellen por Bouletten, que se te ve el rejo renano y los Ossis no van a saber de qué hablas ni por el dibujo 😀

    PS. Se te olvida la deliciosa ensalada de patata omnipresente en cualquier reunión de más de cuatro personas o el Döner, que pese a todo es un invento alemán también y base de la dieta cosmopolita de bicicleta y Apfelschorle.

    • Rafael Sánchez Costa dice:

      La verdad es que el Apfelschorle aunque no sea comida es omnipresente. Lo de la patata no lo digo por ser obvio, uno se da cuenta cuando escucha a los guiris llamar Kartofeln a los alemanes, por que será…

  4. Antonio Garcia dice:

    Por si os entra morriña os recomiendo vistar http://www.yourspanishcorner.com, Mi venganza suele ser de fabada asturiana o lentejas riojanas . Son serios y tienen precios aceptables

    • Rafael Sánchez Costa dice:

      El que quiere comida española aquí en Alemania, tan solo tiene que encontrar el tiempo para ir a la cocina, ya que los ingredientes se pueden encontrar todos. Solo para algunos hay que buscar un poco más concienzudamente.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *