Y seguimos de ruta. Aprovechando el último día que Sergio e Isabel iban a estar en Alemania (volved pronto), fuimos a visitar la ciudad holandesa de Maastricht. La verdad es que la ciudad no me decepcionó en absoluto y estoy seguro de que no tardaré en visitarla de nuevo. Si venís por esta zona, os recomiendo que paséis por esta bonita ciudad, la cual se desarrolla alrededor del río Mosa.

Bien, comencemos por lo importante, que hacer con el coche si es el medio de desplazamiento que usamos para llegar a la cuidad. En mi caso, elegí el parking de Cabergerweb, que se encuentra a tan solo 15 minutos andando del centro de la ciudad, además de tener un precio más que razonable, 8 € por 24 horas. La localización es:

Q-Park Cabergerweg
Cabergerweg
6219 PE Maastricht
Países Bajos
Localización

Una vez que tengáis el coche a buen recaudo, os recomiendo disfrutar de las calles de esta ciudad, pero sin dejar de visitar los siguientes puntos de interés:

  • Basílica Sint Servaas. Bonita basílica católica romana, a mi entender, la más bonita de la zona. Está construida para conmemorar los actos y vida de San Servacio, cuyos restos se encuentran en su interior y que murió en esta ciudad sobre el año 384. Para poder ver los tesoros que encierra, es necesario pagar entrada (5€). Aquí tenéis su localización.
  • Plaza Vrijthof. Es la plaza que se encuentra en uno de los laterales de la Basílica Sint Servaas. Aquí podéis encontrar unos cuantos locales para tomar algo así como la entrada al teatro de la ciudad.
  • Plaza del Mercado. En esta bonita plaza se encuentra el ayuntamiento de la ciudad. También es un muy buen sitio para comer o cenar o tomar un café, ya que tenemos multitud de locales para ello, incluidos algunos puestos ambulantes donde comprar pescado frito, fruta o bocadillos para comer sobre la marcha (muy recomendable el pescado frito).
  • Zona comercial. Cuando salimos de la plaza del mercado y nos encaminamos al puente de San Servacio, podemos recorrer esta zona comercial, plagada de tiendas y de negocios locales, así como de bonitas y envidiables casas. Durante el trayecto encontraremos un punto de información donde podremos adquirir un mapa de la ciudad (por 1,75 €, eso si)
  • Sint Servaasbrug. Para cruzar el río Mosa y poder visitar el otro lado de la ciudad, no hay mejor forma que usar el bonito puente de San Servacio, que honra la misma memoria que la basílica cuyo nombre comparte. Este puente es el origen de la ciudad, el cual se construyó para poder atravesar el río en la época romana y además es el origen del nombre de la ciudad a partir de la frase en latín “Mosae Trajectum” (cruce del Mosa). Durante el siglo XIII, este puente de madera se derrumbó debido a una procesión que lo atravesaba, muriendo más de 400 personas, por lo que fue necesario reconstruirlo a final de siglo, pero esta vez en piedra. Posteriormente, durante la segunda guerra mundial sufrió importantes daños que obligaron a reconstruirlo de nuevo en su mayor parte, pero respetando el aspecto original.
  • Helpoort. Pórtico del siglo XIII, el más antiguo de toda Holanda. Forma parte de una pequeña zona amurallada y era la antigua entrada a la ciudad, que se construyó en el momento en el que adquirió el derecho a defenderse por si misma.
  • El Bisschopsmolen. Se trata de un molino de agua del siglo VII situado en uno de los canales que aun conserva la ciudad y fue utilizado durante muchos años para moler la malta necesaria para preparar cerveza. Actualmente, aun en funcionamiento, se usa tanto para la preparación de cerveza como de pan.
  • St Pietersberg Caves. Cuevas que es posible visitar con un recorrido turístico guiado de una hora de duración aproximadamente. Estas cuevas, aunque de origen natural, fueron modificadas y ampliadas con distintos fines, como la minería, almacenaje de munición, escondite, hospital, lugar de culto, e incluso como panadería. Llegaron a tener una longitud de unos 200 km, de los cuales, actualmente pueden recorrerse unos 80. Tiene dos recorridos diferentes que se abren o cierran en función de las fechas.

 

De regalo, un mapa donde he marcado los lugares de la lista salvo el último, que no está ubicado en el centro. Os recomiendo que os lo descarguéis en el móvil para poder usarlo como referencia durante vuestra visita.


¿Quieres recibir un E-Mail cuando se publiquen entradas en Vente P'Alemania Pepe?

¡Date de alta en nuestro boletín y recibirás un correo con cada nuevo artículo!


4 respuestas a “La visita a Maastricht”

  1. Manolete Perez Ron dice:

    Cualquiera que siga tu blog pensará que estás mas tiempo fuera de Alemania que dentro

  2. Rafael Sánchez Costa dice:

    Yo siempre les digo a todos los que me visitan que la ciudad de Alemania que más me gusta es Amsterdam

  3. Isabel Machio Carreño dice:

    Y a miiii

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *