En la entrada “La boda” expliqué los trámites para casarse en Alemania, y como por desgracia, a veces las cosas no son para siempre, ahora me toca explicar como deshacer el entuerto anterior: divorciarse.

Este es un tema bastante amplio, por lo que voy a tratar de explicarlo lo mejor posible, definiendo conceptos y explicando determinadas situaciones. Vamos allá:

Condiciones para divorciarse

Un matrimonio puede disolverse siempre y cuando una de las partes (o las dos) lo soliciten, pero además el matrimonio debe estar roto. Los alemanes consideran que un matrimonio está roto si ya no conviven y no tienen previsión de hacerlo, y si esta no-convivencia se prolonga por un año y ambas partes solicitan el divorcio, constituye una prueba irrefutable de que el matrimonio ha acabado. Si esta separación se prolonga por 3 años, entonces ni tan siquiera es necesario que las dos partes soliciten el divorcio para considerar de forma inequívoca que el matrimonio ha terminado. En cualquier caso, aunque un matrimonio se de por roto, si existen hijos menores en común y algunas condiciones especiales para mantener el matrimonio, este puede continuarse aunque se dieran las situaciones de no convivencia mencionadas.

Causas permitidas para divorciarse

La única causa permitida y reconocida por Alemania para poder divorciarse es la explicada en el punto anterior. No existe ninguna otra causa estipulada que pueda usarse para obtener el divorcio (como el engaño, la situación económica o cualquier otra que se os ocurra).

Consecuencias jurídicas del divorcio sobre los divorciados 

Las personas que decidieron cambiar su apellido al casarse (práctica muy habitual para las mujeres alemanas), pierden el derecho a poder usarlo y recuperan el apellido que ostentaban antes de la boda. Existe también la posibilidad de anteponer o posponer el apellido que tenían antes de casarse al de casada, pero es algo que rara vez suele hacerse.

Cualquier tipo de derecho de herencia aun incluso en los especificados explícitamente al casarse, quedan anulados tras el divorcio. La única forma de mantener algún tipo de derecho de herencia es cuando se especifica que dicho derecho se mantendrá aun existiendo un divorcio de por medio.

Consecuencias jurídicas del divorcio sobre la división de propiedad

Si los cónyuges se habían casado en régimen de comunidad de ganancias, tras el divorcio tan solo deberán dividirse el incremento de patrimonio que haya tenido lugar tras la boda. La única excepción a esto es cuando fruto de esta división, la diferencia entre lo que reciben ambas partes está muy descompensada. Si por el contrario, los cónyuges escogieron la plena comunidad de bienes, entonces deberá realizarse la división del patrimonio total de la pareja. Si las dos partes no llegan a un acuerdo sobre la propiedad del hogar principal de la pareja, los juzgados podrán decidir quien mantiene dicha propiedad. Si la casa que habitaban antes del divorcio fuera alquilada, los juzgados podrán de nuevo decidir quien ostentará la renta de la misma.

En cuanto a los enseres comunes que se encuentran en el interior de la vivienda, si no hay un acuerdo será el juzgado el que proceda a realizar una división justa de los mismos. Aquellos objetos que a pesar de encontrarse en la vivienda pertenezcan a una sola de las partes (tiene que ser algo demostrable), entonces la parte propietaria deberá hacerse cargo del mismo en la medida de lo posible.

Y en cuanto a las pensiones u otro tipo de beneficios económicos que la pareja esté recibiendo antes del divorcio, deberá dividirse entre los dos cónyuges.

Consecuencias jurídicas del divorcio sobre los menores a su cargo

La responsabilidad parental sobre los hijos menores continúa aun tras el divorcio. Excepto cuando el menor está en riesgo, las responsabilidades y tutela de los menores no será discutida ni decidida por un tribunal, a no ser claro está que alguno de los progenitores decida solicitar la custodia en exclusiva del menor. Esta custodia exclusiva a uno solo de los padres, solo será efectiva cuando sea en beneficio de los intereses del menor. La ley alemana generalmente asume que es en beneficio del menor que la custodia sea compartida por ambos padres, otorgando al hijo el derecho de contactar con los dos progenitores y asimismo otorgando a los padres el derecho a tener contacto con su hijo.

Los padres estarán obligados a mantener económicamente a los menores y deberá ser así mientras los hijos no puedan mantenerse así mismos. El importe monetario de la manutención dependerá de los ingresos de cada uno de los progenitores, de forma proporcional a su poder económico y circunstancias financieras. El mantenimiento del menor cubre todos los gastos derivados de su vida diaria, incluyendo los costes de su adecuada educación.

Consecuencias jurídicas del divorcio sobre el derecho a recibir una paga para manutención

Se supone que las personas que se divorcian deben ser capaces de mantenerse por si mismas tras el divorcio, pero en ciertos casos será necesario que una de las partes proporcione una manutención a la otra parte. Estos son los casos en los cuales se contempla:

  • Cuando una de las partes no puede ejercer una vida laboral debido al cuidado de un menor, o también cuando una de las partes tiene algún tipo de enfermedad mental o incapacidad laboral cuando se efectúa el divorcio.
  • Cuando una de las partes no puede optar a un trabajo debido a su edad cuando se efectúa el divorcio.
  • Cuando una de las partes está realizando una formación académica debido a un nivel inadecuado por causa del matrimonio. Sin embargo, es necesario que dicha formación comience lo antes posible para poder lograr el nivel educacional necesario para poder mantenerse a largo plazo.
  • Cuando una de las partes no es capaz de encontrar un empleo adecuado tras el divorcio.
  • Cuando una de las partes no puede obtener un trabajo adecuado por cualquier otra razón y su no manutención no resulte razonable, en aras del interés común de las dos partes.
  • Cuando una de las partes no obtiene unos ingresos suficientes de su empleo para cubrir sus gastos de manutención.

 

El importe de dicha pensión se determina en función del nivel de vida que gozaba el matrimonio anteriormente al divorcio y debe cubrir los gastos de un seguro de salud y de la tercera edad adecuado. Si el cónyuge que debe proveer al otro con dicha ayuda económica no es capaz de obtenerla o bien si por el hecho de tener que proporcionarla, su propia manutención se ve en riesgo, el importe de dicha manutención deberá ser ajustado de una forma razonable teniendo en cuenta los intereses y capacidad económica de ambas partes.

La separación legal

Cuando se habla de separación, no es necesario que haya ningún trámite burocrático específico, la separación legal tiene lugar cuando ambas partes dejan de vivir juntos, por deseo de ambas o de una de las partes. No se comparte vivienda ni se tienen relaciones conyugales.

Consecuencias legales de la separación legal

Si los dos cónyuges viven separados de mutuo acuerdo o si uno de ellos quiere hacerlo, puede pedirle al otro cónyuge que abandone el hogar compartido por el matrimonio, o parte del mismo para hacer un uso exclusivo del mismo y así preservar su privacidad. Antes de proceder a dicha separación hay que tener en cuenta la propiedad de la vivienda y los derechos de residencia, es decir, si por ejemplo la mujer no tuviera otro sitio donde poder alojarse y el hombre si, la vivienda debería permanecer bajo el usufructo de la mujer, aunque la propiedad pertenezca al hombre. Otro caso es el de las mujeres maltratadas, a las cuales suele asignársele el uso de la propiedad entera en exclusiva. En cualquier caso esto no es determinante en caso de un divorcio posterior.

El uso de los enseres de la vivienda también puede ser regulado durante el tiempo de la separación. Cada una de las partes puede pedirle a la otra la propiedad de determinados enseres y llevárselos consigo si debe abandonar la vivienda, aunque igualmente puede ser necesario que permitan a la otra parte el uso del mismo si fuera necesario (uso compartido).

La nulidad matrimonial

Un matrimonio puede ser anulado, pero únicamente en un juzgado tras la petición correspondiente.

Condiciones para la nulidad matrimonial

Los requisitos para obtener la nulidad matrimonial son las siguientes:

  • Cuando tuvo lugar el matrimonio, una de las partes no había alcanzado la mayoría de edad o no se había invalidado de forma legal dicho requisito.
  • Cuando tuvo lugar el matrimonio, una de las partes no tenía la capacidad legal para realizar contratos.
  • Cuando tuvo lugar el matrimonio, una de las partes ya estaba casada legalmente.
  • Cuando las partes están ligadas por lazos familiares directos de descendencia, son hermanos o medio hermanos incluso cuando la relación familiar fue extinguida por adopción.
  • Cuando las partes no hicieron su declaración de matrimonio juntos y personalmente o cuando se realizaron condicionadas con un límite de tiempo.
  • Cuando una de las partes no era consciente de lo que hacía debido a problemas en sus facultades mentales temporal o permanente.
  • Cuando tuvo lugar el matrimonio, una de las partes no sabía que el matrimonio se estaba realizando.
  • Cuando una de las partes fue inducido a casarse de forma fraudulenta.
  • Cuando una de las partes fue coaccionada para casarse.
  • Cuando tuvo lugar el matrimonio, ambas partes estaban de acuerdo en no tener relaciones conyugales.

 

También hay que considerar aquellos casos en los que el matrimonio no se realizó de forma correcta:

  • El matrimonio no se registró debidamente ante una persona adecuada para ello.
  • El matrimonio se realizó antes de que la persona adecuada para registrarlo tuviera claro que ambas partes estaban preparadas para casarse.
  • Durante la celebración del matrimonio no se realizaron las declaraciones oportunas, por lo que no pudo concluirse de forma correcta.
  • El matrimonio tuvo lugar entre dos personas del mismo sexo. Las personas del mismo sexo pueden registrarse legalmente, pero no casarse.

 

Consecuencias legales de la nulidad matrimonial

Tal y como ocurre en un divorcio, cualquier incremento del nivel patrimonial deberá dividirse entre las dos partes una vez procedido a la nulidad del matrimonio, a no ser que esta división conduzca a una gran diferencia patrimonial que sea ciertamente irrazonable. También deberá regularse esta división en caso de un matrimonio bígamo, en interés de la tercera parte implicada. La división de los enseres matrimoniales, de las pensiones y los derechos de herencia, también tendrán lugar de la misma forma que en el divorcio.

Tal y como ocurre en el divorcio, también existe el derecho a una pensión de manutención, en los siguientes casos:

  • En favor de una de las partes que no era consciente de las razones que han llevado a la nulidad del matrimonio, o en favor de aquellas partes que fueron coaccionadas de alguna forma para formar parte de dicho matrimonio.
  • Cuando una de las partes ;
  • En favor de ambas partes cuando la prohibición del matrimonio bígamo o por determinados lazos familiares apliquen, si ambas partes estaban al tanto de que dicho matrimonio podía anularse por las mencionadas razones.

Alternativas no judiciales a los conflictos por divorcio

Cuando existen conflictos relativos a la custodia de los menores a cargo del matrimonio, no siempre es necesario acudir a los tribunales para resolverlos. Existen organismos que asesoran y ayudan a resolver dichos conflictos en aras del interés del niño.

Aquí podéis encontrar un listado de los organismos que se encargan de realizar dicha mediación.

También podéis encontrar más información al respecto aquí.

Presentación de la demanda de divorcio / nulidad matrimonial.

La demanda de divorcio o de nulidad matrimonial debe presentarse en la corte local (Amtsgericht) o el tribunal de familia (Familiengericht). La jurisdicción geográfica del caso generalmente recaerá en el tribunal de familia correspondiente al estado en el que el matrimonio tenga su residencia habitual. Dicha demanda debe ser presentada por uno de los dos cónyuges, no permitiéndose en Alemania la presentación de una demanda conjunta.

Asistencia jurídica gratuita para hacer frente a los gastos del divorcio

En caso de que alguna persona no sea capaz de hacer frente a los costes judiciales derivados del divorcio, puede solicitar una ayuda económica. Dicha ayuda será parcial o total en función de la capacidad económica concreta de cada persona. De esta forma, el estado alemán se asegura que cualquier persona pueda acceder a los servicios jurídicos del estado, sin menoscabo de aquellas personas que tengan unos ingresos limitados.

Apelaciones frente a un divorcio o nulidad matrimonial

La justicia alemana contempla la opción de poder apelar el resultado judicial de una demanda de divorcio o nulidad matrimonial. El tribunal regional superior (Oberlandesgericht) será el encargado de decidir sobre dicha apelación.

Reconocimiento en Alemania de una sentencia de divorcio tramitada en otro estado miembro

Según la ley europea vigente, cualquier trámite de divorcio realizado en alguno de los estados miembros con posterioridad al 01 de Enero del 2001, será reconocido por el resto de estados miembros sin necesidad de realizar ningún trámite adicional, salvo en el caso de Dinamarca, donde SI es necesario.

En caso de haber tramitado el divorcio con anterioridad al 01 de Enero del 2001, si quiere que dicho divorcio sea reconocido en otro país (por ejemplo España), se debe presentar la siguiente documentación en el consulado correspondiente:

  • Original o testimonio literal de la sentencia de divorcio, con la diligencia o sello de su firmeza  (Rechtskraft).
  • Si su matrimonio no está inscrito en este Registro Civil Consular, la sentencia debe estar apostillada conforme al Convenio de La Haya de 5 de octubre de 1961.
  • Si su matrimonio no está inscrito en este Registro Civil Consular, deberá acompañar traducción de la sentencia al idioma español realizada por un traductor jurado.
  • Libro de familia español o certificado de matrimonio expedido por el Registro Civil español correspondiente.
  • Pasaporte y acreditación de su residencia en Alemania.
  • Si fuera posible, el domicilio actual de su ex esposo/a.

 

Divorcios binacionales

Según las últimas normativas europeas, en los casos de divorcio binacional (cuando los esposos tienen dos nacionalidades diferentes), los cónyuges pueden elegir en que país y bajo que legislación proceden al divorcio. Pero esto obviamente solo es posible en caso de que haya un acuerdo entre las dos partes. Cuando no lo hay, las leyes europeas establecen que la tramitación del divorcio (juzgados mediante), se realizará en el país en el que resida el matrimonio.

Demanda de divorcio en función de la residencia de los cónyuges

La tramitación de la demanda de divorcio en territorio Alemán será posible en función de la residencia de los cónyuges:

  • Cuando los dos cónyuges residen en Alemania es posible realizar dicha demanda sin ningún tipo de problemas. En caso de que alguno (o los dos) cónyuges fuera de otra nacionalidad distinta a la alemana, se procederá tal y como se explica en el apartado anterior.
  • Cuando el cónyuge que solicita el divorcio vive fuera de Alemania, puede realizarse siempre y cuando la demanda se realiza en territorio Alemán.
  • Cuando el cónyuge que solicita el divorcio vive en Alemania, pero su pareja no, siempre y cuando los dos cónyuges sean alemanes o bien si la última residencia cuando aun vivían como matrimonio estaba ubicada en Alemania o si el demandante es alemán y lleva viviendo en Alemania 6 meses o si el demandante no es alemán pero lleva viviendo en Alemania 1 año. En todos estos casos es requisito indispensable que los cónyuges convivieran en Alemania antes de su separación.
  • Cuando ninguno de los cónyuges vive en Alemania, solo podrá tramitarse en territorio alemán si al menos uno de los cónyuges tiene la nacionalidad alemana.

 

Residencia de los menores tras el divorcio

Este punto es uno de los más controvertidos a la hora de divorciarse. Como ya he comentado arriba, generalmente los tribunales alemanes conceden la custodia compartida de los menores y siempre en busca del “interés del menor”. Este concepto, un poco ambiguo, hace que en la práctica sea casi imposible que en caso de custodia compartida (o incluso absoluta) te permitan trasladarte con tu hijo menor a otro país ya que los tribunales siempre determinan que lo mas beneficioso para el menor es que crezca en el entorno donde se ha socializado, es decir, Alemania.

Coste del divorcio

Aunque el precio no es algo fijo y depende de multitud de factores, se puede considerar que de media, un divorcio en Alemania suele costar entre 1.000€ y 2.000€


¿Quieres recibir un E-Mail cuando se publiquen entradas en Vente P'Alemania Pepe?

¡Date de alta en nuestro boletín y recibirás un correo con cada nuevo artículo!


2 respuestas a “El divorcio (Scheidung)

  1. Dionisio Redondo Ruano dice:

    Mi matrimonio ha sido divorciado en Alemania en contra de mi voluntad.
    Mi esposa jubilada y yo jubilado. Ambos de nacionalidad española
    Mi esposa residente en Alemania solicitó el divorcio en abril de 2013
    Yo residente en España me niego a divorciarme allí
    Resido en España de nuevo desde septiembre del 2009
    Pregunta.
    Tengo que aceptar si o si el divorcio?
    o me puedo negar a aceptarlo y que el divorcio tenga lugar en Espsña?
    Agradecido.

    Atentamente. Dionisio Redondo Ruano

  2. ana silva dice:

    cuanto tiempo se demora en conseguir el divorcio en el caso de un aleman casado con un extranjero?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *