Como ya sabemos casi todos, el ser ciudadano europeo brinda una serie de ventajas a la hora de trabajar en uno de sus países miembros, como por ejemplo no necesitar ningún permiso especial, ni visado, ni pasaporte para poder tanto visitarlos como trabajar en ellos, pero eso no significa que puedas residir de forma indefinida…