Esta receta es una de mis favoritas; esta parte del cerdo es especialmente jugosa y la textura que se consigue con esta receta es tierna y sabrosa, así que esta vez espero que probéis en casa, no os arrepentiréis y quedaréis como unos señores (si invitáis a alguien a comer claro). El acompañamiento típico son patatas fritas, aunque si queréis darle un toque más “gourmet” podéis sustituirlas por Patatas Hasselback (ver más adelante).

Empecemos por los ingredientes:

  • 2 kilos de carrillada de cerdo (Schweinebacken)
  • 2 pimientos verdes de tamaño mediano (grüner Paprika)
  • 2 cebollas (Zwiebel)
  • 5 tomates maduros (Tomate)
  • 1 puerro (Lauch)
  • 2 zanahorias (Karotte)
  • 1/2 cabeza de ajo (Knoblauch)
  • 1 pastilla de caldo de carne (Fleischbrühe)
  • 1/2 litro de vino tinto (Rotwein)
  • 2 hojas de laurel (Lorbeer)
  • 1/2 cucharada de pimentón picante (Schärfe Paprika)
  • 1/2 cucharada de especias morunas (maurischen Gewürze)
  • 1/2 cucharadita de comino (Kümmel)
  • 1/2 cucharadita de orégano (Oregano)
  • 1/4 litro de agua (Wasser)
  • Aceite de oliva (Olivenöl)
  • Sal (Salz)

Lo primero que tenemos que hacer es picar el ajo, la cebolla, el puerro y  el pimiento.

Una vez que lo tengamos todo picado, ponemos una sartén grande con un poco de aceite a calentar y le ponemos el ajo hasta que se dore un poco, entonces agregamos la cebolla y sal. Lo mareamos durante medio minuto y  añadimos el puerro y el pimiento. Por último, cuando ya este todo pochado, agregamos la zanahoria y otro poco de sal.


Una vez cocinada la verdura durante unos minutos añadimos el tomate picado y esperamos a que se consuma un poco. Añadimos las dos hojas de laurel, la carne y lo mezclamos todo muy bien. hasta que la carne ya pierde su color crudo, momento en el cual añadimos las especias, es decir, el pimentón, el orégano, el comino y las morunas. Mezclamos todo.

Ahora que hemos dejado que se cocine la carne durante unos 10 minutos más o menos (sin dejar de remover todo el tiempo para que no se queme), añadimos desmenuzamos y añadimos la pastilla de caldo de carne para a continuación agregar el vino. Esperamos a que se consuma un poco de vino y le añadimos el agua. Tapamos y dejamos cocinar durante una hora más o menos (sin parar de remover, no seáis flojos) y….¡voilà! carrillada lista.

Ahora que ya tenemos la carne inundando de olor toda la cocina tenemos dos opciones de presentación:

  • Tradicional. Nos hacemos con una cazuela pequeña de barro y añadimos la carne junto con sus verduras y su salsa. Acompañamos con unas patatas fritas.
  • Moderno.  Cogemos la salsa y las verduras y lo batimos hasta tener una salsa fina. Ponemos en un plato dos o tres trozos grandes de carrillada y le ponemos salsa por encima, acompañado todo ello por unas Patatas Hasselback.

 

¿Y como preparamos las Patatas Hasselback? Pues de la siguiente forma:

  • Cogemos una patatas que sean pequeñas y la lavamos bien.
  • La ponemos en un cucharón grande (del tamaño de la patata) y le aplicamos unos cortes transversales por toda la patata, separados apenas unos milímetros. La cuchara impedirá que el cuchillo llegue hasta el fondo de la patata, por lo que no la cortaréis del todo.
  • Cortamos un ajo a láminas muy finas y metemos dos o tres laminas en cada patata (dentro de los cortes).
  • Majamos aceite con ajo y orégano
  • Vertemos la mezcla anterior sobre las patatas, asegurando que entra por los cortes.
  • Metemos las patatas en el horno 40 minutos a 200 grados.

 

¡Listo!

 


¿Quieres recibir un E-Mail cuando se publiquen entradas en Vente P'Alemania Pepe?

¡Date de alta en nuestro boletín y recibirás un correo con cada nuevo artículo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *